SEGUIDORES, ¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!!

lunes, 28 de septiembre de 2009

Levante...tiempo de bricos.

Hola compañeros, en esta última semana que nos ha aportado lluvia y viento, he aprovechado para trabajar un poco en accesorios para el kayak. En este artículo vereis la fabricación de unas asas laterales para kayak, de un carrito de transporte y de un cañero orientable.
En la última salida tuve un percance con una de las asas de mi montura, y es que se rompió en uno de los levantamientos, así que fui a la tienda donde lo compré con la intención de comprar otra o a ver si me la podían cambiar, en fin, buscar una solución. Pero como no vi las cosas muy claras y no me daban una respuesta concreta, preferí fabricarme una en plan "para que no se rompa más". He de decir también que mucho me han durado con el trote que se han llevado en todas mis salidas.
Asas de transporte.
Tenía más o menos la idea, ya que nuestro compañero de Huelva "Mojarra", en su día se hizo una para su kayak y me quedé con el cante, y aunque básicamente es la misma, por si alguien no la vio, aquí os la muestro por si os sirve (con su permiso).



Paseando el otro día por la calle, me encontré una tira como de un cinturón de seguridad, así que no dudé en cogerla y llevármela a casa, previa discusión con mi mujer de que "Siempre estás cogiendo porquerías"... y así es, esa tira me serviría para lo que días después me iría a fabricar.
Para hacerme las dos asas del kayak necesité los siguientes materiales.
*Tira de cinturón de seguridad.
*Tubo de goma transparente.
*Pequeñas placas de aluminio.



El procedimiento de fabricación es muy sencillo, se corta la tira de cinturón de seguridad, que si no tenéis a mano ninguno, podéis comprar un trozo de cincha en cualquier mercería. Lo bueno del material que utilizo es que es irrompible, antes me llevo la tornillería del kayak que romper uno de estos. En principio, la medida será igual a la original, para no alterar mucho la estética. La cincha se dobla a lo largo, se cose con la máquina o a mano y se perforan los agujeros para los tornillos (que ya trae el kayak de serie).

Remataremos los bordes con un mechero para que no se despeluchen con el uso.



Meteremos la cincha por dentro del tubo transparente para darle más empaque a la terminación y también tener más comodidad a la hora del transporte. Taladramos las chapas a la medida de los agujeros de serie que trae el kayak.

Y este es el resultado final, después de haber colocado los tornillos en los agujeros que trae el kayak de serie para las asas. Como vereis , el resultado no está mal. Por escasos dos euros, tenemos dos asas que en cualquier sitio te hubieran cobrado no sé cuantas veces más.



Carrito de tranporte.

Ya hacía dos años que me fabriqué mi primer carrito de transporte, que inicialmente fue para la Omei Sierra que tenía y que posteriormente me sirvió para mi actual prowler 13. Pues bien, aunque nunca me ha dado problemas, si es cierto que ya tenía que hacerle un poco de mantenimiento porque tenía holguras en algunos sitios y no me quería quedar tirado en una de mis salidas, ya que seguramente, si se me partía sería a la llegada a tierra y cargar con todos los tiestos a pulso como que no... Así que me puse manos a la obra, y aprovechando el cambio, lo adaptaría mejor a la prowler ya que el pvc es barato. Al final lo he hecho casi entero y he aplicado modificaciones a tener en cuenta con respecto al anterior, especialmente refuerzos en las zonas clave. El material a usar será el siguiente:
*Tubo de pvc de 40 mm
*Tubo de pvc de 32 mm
*Tubo de aluminio de 20 mm
*6 uniones en T de presión de 40 mm
*4 reducciones de 40 a 32 mm
*4 reducciones de 32 a 25 mm
*4 reducciones de 25 a 20 mm
*Tornillos de acero inox de 6x6 cabeza hexagonal
*Ruedas
*Pegamento pvc



Primeramente coloraremos en dos de las 6 T`s las reducciones en cada uno de sus extremos horizontales. Primero se aplica el pegamento y luego las reducciones, quedando como en la foto. Esto nos servirá para el eje de la rueda.



A a última reducción (la de 20 mm) le comeremos aproximadamente un milímetro con una fresa, para que el eje de la rueda esté libre y pueda rodar a través de ella. En el anterior carro el tubo de aluminio entraba a presión en esta zona, pero el problema que tenemos al usar tubo de aluminio es que con el uso se gastaba por la zona baja y de esta forma se irá gastando uniformemente y durará más. Lo ideal es utilizar tubo de inox, pero además de que pesa más, puede costar sobre unos 12 o 15 euros con respecto al euro que cuesta este.




Pasamos a otra zona, en este caso las T´s superiores. A éstas, le tendremos que limar el reborde interior que hace de tope, con la idea de que el tubo pase por dentro y lo atraviese entero. Con esto, coseguimos tener la parte superior de una pieza para que con el tiempo no se deforme. Después de limarla, aplicaremos pegamento de pvc y atravesaremos la T con el tubo de 40 mm.



Así queda la parte superior. Luego, seguimos hacia abajo y cortamos dos trozos de tubo a unos 5,5cm, uno de 40 y el otro de 32mm. Este último se pega dentro del anterior, con la idea de reforzar la unión entre las dos T.



Así queda pegado, la idea es no dejar espacio ninguno entre las T para evitar la rotura por esta zona y si además le ponemos el doble tubo (40 y 32) pues hacemos un conjunto más compacto.




A todas las uniones les aplicaremos lo del doble tubo para fortalecerlo.



Ya tenemos montada la parte superior, y vamos viendo la forma.



Recortamos la parte inferior, le colocamos pegamento y montamos.



Después de montarlo todo, haremos agujeros de 6 mm en los extremos de las T para colocar los tornillos antes mencionados a modo de pasantes, para, en el caso de que se despegara algo, tenerlos como refuerzo.



Y así queda montado el conjunto, sin duda, muy fuerte.

Aquí terminado, le he colocado en la parte superior unas esponjas que tenía de la baca del coche, ya que he comprado unas más largas y para no tirar estas, las reutilizo para este fin.



Cañero orientable delantero.
Ya puestos con el PVC, y aprovechando unas piezas que tenía por casa, cuando pasé por la tienda de fontanería, vi una pieza que me dio el chispazo y no dudé en comprarla para probar el nuevo "invento". Aunque ya me fabriqué unos cañeros delanteros, al ver la nueva adquisición, le dí un uso inmediatamente.
Aprovechando los agujeros que tiene la prowler en los laterales y que ya en su día le hice un soporte de madera para los otros cañeros...



Aproveché y le hice este cañero orientable, que con la pieza del centro, podemos girar según el gusto en 360 grados.






Esta pieza se afloja y el cañero gira a donde queramos, luego se le da un apretón y queda fijo, con lo cual lo podemos poner mirando hacia donde queramos.



Otra perspectiva.



Y bueno amigos, aquí queda todo por hoy, espero que os haya servido de ayuda. Hoy empiezo vacaciones, así que estaré algunos días fuera y no actualizaré el blog. Pero cuando vuelva seguiré dando caña.
Un saludo a todos y buena mar en estos días.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Sin palabras.

Hola compañeros. Después de un par de semanas en dique seco a cuenta del temporal de levante que azotaba nuestro litoral, y ya con la sangre caliente y el material preparado con delicadeza y esmero, esperaba ansiosamente el día de la salida. Tras los últimos bolos pensé que debería buscar otras zonas para cambiar de aires, así que estuve investigando por una nueva en la que nunca lo había hecho antes. Marcándome varios puntos en el gps, me hice una ruta por la que poco a poco navegaría observando los fondos. En principio el día no daba bueno, así que la previsión era mala, pero al levantarme temprano y mirar al cielo, decidí arriesgarme a sabiendas de la brisa que corría de suroeste. Llegué a la playa a eso de las 9,30 y tras prepararlo todo me eché al agua. Después de un par de kilómetros de paleo logré llegar a la zona para empezar con el rastreo de nuevos puntos donde pescar. Vi varias zonas que parecían calientes pero mis jigs no dieron resultado alguno. Pasadas dos horas de pala observo en la sonda que bajo mí hay un gran bolo, así que ni corto ni perezoso bajo la muestra con plumas arriba por si entra alguna caballa. Todavía no llegó al fondo cuando unos tirones me subieron un par de jurelas a bordo. Tras probar varias veces pude hacerme con otras tres, así que las puse en la zona de los pies, donde entra agua, para así mantenerlas vivas y si encontraba alguna piedra, probar al vivo. Poco a poco el bolo desapareció y no me quedó otra que seguir con la ruta, así que me puse manos a la obra, cuando de repente, una silueta subía un par de metros en la sonda, parecía una piedra. Di un par de vueltas alrededor para observarla más detenidamente y me quedé con su forma para poder trabajarla. Observé el viento que era del suroeste, la deriva, y me puse manos a la obra. En la primera pasada baje la jurela e inmediatamente me puse a jigear con la otra caña, y cuando iba por la mitad aproximadamente, noto un tirón en la caña del vivo, pero era como si hubiera enganchado. Recojo rápidamente y veo que el cebo está como arañado, así que pienso que se ha podido enganchar en una piedra, en breve la cambio por otra y como no está muy dañada vuelve al agua. Coloco otra pieza, esta vez mayor y me vuelvo a dirigir al principio de la marca para volver a derivar. El mismo procedimiento de antes, solo que esta vez no me dio tiempo a tirar el jig, rápidamente el carrete del vivo comienza a soltar línea de manera exagerada, sin duda, es una gran pieza.

Cuando me hago con la caña, el carrete sigue soltando y veo como la línea se aleja de mí hasta el punto de parecer que el pez está arriba del agua a unos 100 metros del kayak. Me hago algo firme, pero me doy cuenta que no llevo la línea de siempre, tengo montado un 0,39mm que no me inspira confianza para una captura de este tamaño y poderío. Suelto un poco el freno del carrete, no quiero andar con prisas, prefiero trabajar poco a poco el pez. Continuos tirones me siguen soltando, mi kayak toma proa a la línea y comienzo a navegar, que sensación, el corazón comienza a bombear con fuerza y los sentidos se agudizan, no puedo perder esta pieza…
A los 15 minutos parece que me da algo de tregua y lo logro acercar como a unos 4 metros del kayak, pero sin verlo, cuando de repente vuelve a tirar con fuerza y a soltar carrete. En cuanto ve la silueta del kayak se aleja con miedo y su fuerza hace que mi caña sufra una y otra vez los continuos embistes. Estoy ante un peso considerable, no me da tregua, no puedo con él… Llevo ya 30 minutos y no sé cuando va a acabar esto, parece que la lucha no va a terminar pronto. Mis brazos se resienten del continuo bombeo al que estoy sometido, como puedo cambio de brazo para descansar algo y cambiar la postura.
Llega el momento que lo tengo localizado y lo veo en la sonda perfectamente, observo que sube y baja pero tiene un tope como a 4 o 5 metros de la superficie, es como un yo-yo. No quiero apretar el freno porque si me hago firme me parte el nylon seguro, aunque es de calidad, en distancias tan cortas no es conveniente forzarlo, así que poco a poco toco la bobina con la mano, sin apretar demasiado, con mucho tacto aprieto levemente con mis dedos haciendo de freno, pero en cuanto veo la mínima fuerza, suelto rápidamente para que pueda desfogarse.
Como puedo voy grabando con la cámara, activándola y desactivándola para ahorrar batería y poder grabar el momento de la subida a bordo, no veo el final del camino, ya estoy agotado, llevo cerca de 50 minutos y todavía no lo tengo en mi poder. Pero en un momento de tregua logro arrancarle algunos metros y esta vez parece que ya no puede más, me quedo anonadado cuando veo tan grande silueta bajo mi kayak, ufff dios mío!¿Qué es? Otro palometón, pero este es inmenso!!! Rápidamente le meto el bichero pero estoy sin palabras, me he quedado atontado, estoy reventado del esfuerzo y mis nervios es lo que hacen subir el pez, no mi fuerza. Como puedo me lo echo encima y lo aprecio impresionado de su tamaño.

Esto es increíble, cuando pienso que lo he trabajado con un 0,39 me tiro de los pelos. Menos mal que de bajo le coloqué un 0,80 porque viendo la línea observo que está muy rozada por los dientes del animal y con uno inferior seguramente la hubiera perdido. Me quedo un rato mirándola sin hacer nada, no sé qué decir…Ahora solo me queda llegar a tierra como pueda, trabajar un peso así encima del kayak uno solo es complicado, la mejor opción que veo es ponerla debajo de las piernas porque en popa tengo que ponerme de lado y no me fio y en proa tengo que marinear hacia ella y tampoco lo veo viable, así que poco a poco voy paleando hacia el punto de partida, menos mal que el viento me viene de popa y me ayuda en mi camino.


En la orilla, algunos bañistas se acercan a curiosear y uno se ofrece a hacerme alguna foto, yo no puedo ni con mi alma, casi no puedo levantar la pieza, la peso como puedo y….¡¡16,800kg!! Pensaba que pesaba sobre los 13 más o menos, pero mirándola bien, tiene un ancho impresionante, su aleta es preciosa, una captura perfecta para cualquier pescador.

Mis padres me echaron un cable para limpiarla y prepararla ya en casa y ya la hemos catado. Simplemente a la plancha espectacular el sabor que tiene. Un consejo…50% de sal y 50% de azúcar, en cantidad suficiente para cubrir un lomo de pescado.
Se hace la mezcla de los dos ingredientes y se prepara un fondo de un par de centímetros en una fuente, se coloca el pescado y se cubre con el resto de sal y azúcar. Se coloca un peso encima para que presione y se mete en el frigorífico unas 36 horas. Pasado este tiempo se limpia con agua el pescado, se seca con papel absorbente, se corta en trozos y se mete en aceite de girasol u oliva ( según gustos)…. ¡¡¡IMPRESIONANTE!!!
Y aquí me despido compañeros, he vivido una experiencia única, un record personal, un momento orgásmico, en fin, todavía no me lo creo, y aún tengo agujetas del combate. Aquí os muestro el vídeo de la jornada. Lo he tenido que resumir puesto que ya sabéis que el señor tube no permite de más de 10 minutos. Espero que os guste.
Un saludo a todos.



domingo, 13 de septiembre de 2009

Equipamiento

Los que estamos metidos en este maravilloso deporte como es la pesca en kayak sabemos de sobra, que a medida que pasa el tiempo, pasa también el dinero que nos gastamos en equipamiento, tanto del kayak como de pesca. Como siempre pasa a casi todos, el afán de mejorar lo que poseemos está muy presente en nuestras vidas, pero eso normalmente viene acompañado por las pelas. Aquí os voy a mostrar la prueba de ello, pero he de decir que en mayor o menor parte he logrado encontrar el equilibrio suficiente para no desembolsar cantidades en algún tiempo (toco madera).
Para aquellos que están empezando, quizás estas palabras les sirvan de ayuda en la elección de sus equipos sin cometer los fallos que todos cometemos al principio.
Elección de cañas.
Antes que nada, aclarar que no existe la caña perfecta, y como en nuestros kayaks vamos a practicar diferentes tipos de pesca, pues peor lo tenemos, aunque sí podemos encontrar un término medio. A mí me han funcionado bien las acciones medias, por ejemplo una 80-200. De todas formas tampoco nos podemos dejar llevar por los numeritos, puesto que cada fabricante le da un valor diferente y con la misma acción podemos encontrar cañas totalmente dispares según la marca. Con esta acción podremos abarcar un amplio abanico, pescando a jigging, curricán o fondeo. La ventaja de este elemento es que tampoco tendremos que gastarnos un pastón ya que por unos 30 euros o menos tendremos una caña más que aceptable para una larga temporada. En cuanto a medida, la media la podríamos poner en 1,80 metros, y personalmente no elegiría longitudes superiores a 2,40 , simplemente porque a la hora de trabajar el pescado en distancias cortas, es más difícil (mi modesta opinión).
Después de algún tiempo he logrado adquirir el siguiente equipo de cañas, que dependiendo del tipo de pesca que vaya a hacer, voy utilizando una u otra. Aquí os lo muestro.

Marca: Duraflot
Modelo: Atlantic
Longitud: 1,80
Acción: 200-400gr
Peso: 260 gr
Comentarios: Fue la primera que probé y me funcionaron muy bien, son de acción durita, pero no corresponde con la que marca. He hecho perrerías con ellas y sin problemas. Caña muy ligera, económica y totalmente recomendable, aunque difícil de encontrar puesto que es un modelo antiguo.


Marca: Hiro
Modelo: Rebello spin
Longitud: 2,10 metros
Acción: 50-100 gr
Peso: 320 gr
Comentarios: Tiene un excelente puntero que dobla infinitamente, es suave, y trabaja muy bien el pescado, sin apenas esfuerzo puesto que al ser parabólica se traga todos los tirones bruscos del pez. Es un poco pesada, la utilizo para hacer curricán ligero y un poco de spinning. Sus anillas son cromadas y con el uso le han salido motas de óxido, y eso que se endulza siempre tras su uso.






Marca: Linea effe
Modelo: Master jig 1082
Longitud: 1,80 metros
Acción: 100-300gr (11kg)
Peso: 286 gr
Comentarios: Específica para jigging, aunque se puede utilizar para curricán o fondeo, pero personalmente para fondeo me agradan de más acción. Con el tiempo me he dado cuenta de que no ha sido buena compra, por lo que cuesta se pueden encontrar productos mejores. (De fallos aprendemos). Tiene un talón largo para utilizar bajo la axila al jigear. Aunque he levantado buenas piezas, no me termina de convencer su puntero, que tendría que venir mejor terminado. Es una caña suave, a mi modo de ver es de menos de acción que la que indica.









Marca: Kali Kunnan
Modelo: Sailor jig
Longitud: 1,93 metros
Acción: 100-300gr
Peso: 295 gr
Comentarios: La utilizo para la pesca fondeada y vivo. Es una caña muy dura. Para curricán no me termina de cuadrar, ya que no canta bien como va la muestra. Después de probarla le corté 10 cm por arriba de la cruceta ya que tenía el talón demasiado largo para pescar fondeado, y personalmente me gusta más corto. Muy buena relación calidad precio, y también se puede encontrar en una acción más suave. Totalmente aconsejable.




Una recomendación, si podéis, elegid cañas con anillas negras o lacadas y no cromadas, ya que estamos muy en contacto con el agua salada, y con el tiempo terminan oxidándose si no son de calidad o no están lacadas.
Carretes.
Aquí es donde solemos fallar. Es preferible invertir más en el carrete, pues los mecanismos de éstos, si no son de calidad, dejarán de funcionarnos en cuanto los mojemos con agua salada. Siempre y sin excepción, los enjuagaremos tras las jornadas con agua dulce y sin reparos, así nos durarán más. Es mejor comprar un equipo completo bueno que no dos regulares, invirtiendo más en los carretes, pues al final nos lo gastamos doblemente. Además, jugamos con la ventaja de que los carretes son más polivalentes que las cañas y tienen un abanico más amplio de acción. Si inicialmente podemos adquirir dos unidades, tendremos la ventaja de tener 4 bobinas para intercambiar mono o multifilamentos en función de las necesidades de las jornadas.
Está claro que también los carretes van en función de la modalidad a practicar, pero con uno de un ratio entre 4.0:1 y 5.5:1 podremos pescar varias modalidades. Lo ideal es adquirir productos con elementos de acero inoxidable, bobinas de aluminio, pomos con cierta calidad y pick ups generosos. Por supuesto un buen freno nos aportará garantías a la hora de trabajar una pieza grande sin problemas. Personalmente me gustan más los de bobina fija, ya que los que la tienen giratoria son más específicos para algunos tipos de pesca y nos limitarán más, aparte traen bobina única, sin la opción de intercambiarla. También el freno superior me ha funcionado bien.
Poco a poco me he hecho con un equipito de carretes que me funcionan muy bien y que han pasado el test de calidad y la prueba de oro al sumergirlos en algún que otro vuelco.
Aquí os los nuestros a continuación:

Marca: Vega
Modelo : Giant 6000
Ratio : 5.5:1
Capacidad de hilo: 0,40-240 metros
Peso: 495 gr
Rodamientos: 4
Comentarios: El carrete en sí está bien. Los rodamientos son de acero inox. No me termina de convencer la maneta, ya que coge holgura con el uso. Es idéntico al grauvell que os muestro más abajo, pero con un poco de menos calidad y la maneta diferente. Lo he notado en el material, que con el tiempo y aún usándolo menos que el grauvell le han salido zonas con pequeñas corrosiones, aunque no muy severas. Viene con una bobina de grafito y otra de aluminio mecanizada. Sin duda un buen carrete, lo he abierto varias veces y es fácil de montar y desmontar por completo. La capacidad de hilo no corresponde con lo que venden. Del 0,40 le pueden entrar unos 190 metros como mucho.





Marca: Grauvell
Modelo: Targa GF3500
Ratio: 5.5:1
Capacidad de hilo: 0,40-240 metros
Peso: 495gr
Rodamientos: 7

Comentarios: Excelente carrete. Es con el que he capturado casi todo. Trae una maneta bastante potente, el pomo es regular, me ha cogido holgura pero lo he solventado fácilmente. No tiene ni gota de óxido y llevo mucho tiempo usándolo en todas mis salidas. Se ha sumergido en algunas ocasiones y sin problemas, como el Giant, tiene un pick up muy potente, quizás más de lo necesario, aportándole un peso extra. En las especificaciones dice que tiene 7 rodamientos pero yo lo he desmontado por completo y solo he sumado 4. Con esto vemos que muchas veces no es oro todo lo que reluce, aún así, es una buena elección como carrete medio/alto.







Marca: Daiwa
Modelo: Opus Bull 5000
Ratio: 4.6:1
Capacidad de hilo: 0,40-230 metros
Peso: 645gr
Rodamientos: 3
Comentarios: Estamos hablando de un carrete de cierta calidad y potencia. De momento me está yendo bien, el primero que adquirí me lo tuvieron que cambiar porque me cogió holgura la maneta, pero el actual va fenómeno. Se ha mojado en todas las salidas y bien aunque todavía no ha pasado la prueba de oro, la inmersión total en agua salada. Pero viendo la calidad que tiene estoy seguro que la pasará sin problemas. Me gusta su carraca, que canta muy bien las picadas, su maneta es muy potente y el pomo es generoso, como engomado, con un tacto muy bueno. Totalmente recomendable. Quizás algo pesado pero es que es un gran carrete.






Y aquí termino compañeros, espero que os sirva la información y también comentaros que por supuesto, todo es bajo mi humilde punto de vista, por supuesto puede haber opiniones y gustos diferentes.
Un saludo a todos.