SEGUIDORES, ¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!!

viernes, 12 de agosto de 2016

NOVEDADES

Hola  compañeros. Normalmente no suelo poner material que no sea de producción propia en el blog, pero en esta ocasión creo que merece la pena ver las novedades que se van acercando a nuestro deporte.
El tema de los kayaks a pedales está en auge y son muchos los fabricantes que están sacando modelos al mercado para captar a esos clientes que buscan un kayak con propulsión a pedal.
Fabricantes que siempre han sido fieles a la pala, se están viendo obligados a entrar por el aro de ese mercado y los que son pioneros, no les queda otra que adaptarse a las nuevas tendencias.
Es por ello que Hobie, que siempre ha tenido esa chincheta clavada de que sus kayaks sólo avanzan hacia delante (aunque en alguna ocasión, con solo darle la vuelta al sistema mirage, se pueda hacer) han sacado una novedad en su sistema de propulsión, el cual veréis en este vídeo. Le han colocado unas piezas que invierten el sentido de las aletas, con ello Hobie ha conseguido un novedoso sistema que permitirá, con un solo tirón de esa pieza, invertir el sentido de la marcha, de detrás hacia delante, con un simple gesto. Las aletas también las han retocado en cuanto a diseño se refiere aunque el sistema de cableado parezca el mismo.



Visto lo visto, Wilderness tampoco se quiere quedar atrás y lanza un prototipo que me ha gustado mucho, ya que combina un casco marinero similar al del tarpon con un sistema muy novedoso y exclusivo, que si realmente se lleva a cabo, va a dar mucho que hablar. Entramos en una era de tecnología pura, con accesorios y diseños en los que no paran de innovar. Tiene muy buena pinta este Wilderness. La hélice y la posibilidad de avance y retroceso como en los Native o Axion kayaks está muy bien, y ese diseño de hélice estoy seguro que dará mucho que hablar.





Por otro lado, Oldtown, marca del grupo de Johnson Outdoors, del que también pertenece Ocean Kayak, también se pega un vacile con otro modelo, el Predator PDL, un kayak con un diseño peculiar, y que también estará disponible con pedales y propulsión a motor eléctrico.



FeelFree también se une al grupo y pone a disposición del público otra montura con similares características, sistema de pedales y motor. Tiene que ser un gustazo ir a una feria de estas y poder disfrutar de todas las novedades que entran en el mercado del kayak.



Bueno ahí os dejo los vídeos, espero que os distraigan un rato y que os interese.
Saludos a todos.
"Raspacejo"

lunes, 1 de agosto de 2016

CORVINA ESCURRIDIZA

Hello a todos. Hoy os cuento algo que aunque me ha pasado alguna vez que otra, las circunstancias fueron propicias para que se produjera. He estado saliendo algunas mañanas en las que me he tenido que volver a cero, y es que el pescado está raro este año, no termina de comer bien y es por ello que las capturas se están volviendo aún más complicadas. Tiene que ver mucho el tiempo que hemos estado teniendo hasta ahora, el viento del noroeste nada bueno para las zonas donde me muevo y días de levante extra fuerte que tampoco ayudan mucho.
Así que me he tenido que amoldar un poco a mis horarios y pegarme alguna escapada  por  tardes que han estado sin viento, que aunque nunca me han gustado para pescar, sí para disfrutar de la navegación en  kayak, sobre todo en la hora de la puesta de sol, paleando tranquilamente  con la mar plato.
Hacía mucho calor a la hora que llegué a la playa, muchísimo. Tanto es así que me salté mi protocolo (sin el cual no) de salir con el pantalón de neopreno. Me embadurné de crema y al agua. Nunca me ha gustado salir en bañador a pescar, más que nada por la seguridad que te aporta el neopreno, tanto para enganches con algún anzuelo como roces o simplemente echarte un pez encima.
La idea era de navegar hacia un punto lejano, aproximadamente unos 8 km desde el punto de partida. En principio la primera parte sería curricán y ya de vuelta ir tocando algunas zonas  que hacía tiempo no visitaba y ver como andaban los fondos. El viento se vino un poco arriba, pero se podía palear bien. Disfruté bastante del paseo. Una vez llegado al destino, empecé a observar los fondos más detenidamente mientras me movía de un punto a otro ya de vuelta.
Estuve investigando algunos puntos en los que se veía actividad, mirando los veriles y la forma de actuar con las derivas, hasta que di con uno que me cuadró bastante tanto por la actividad como por la forma de derivar con el viento y la corriente que había.
Lo primero que hice fue armar mi caña con dos mini pepones de kurricán y para bajarlos utilicé un señuelo mirla negra de 45 gramos, que me regaló Carlos Champion en el campeonato de Marbella. Todo ello con un hilo del 0,20, pensado única y exclusivamente para rescatar alguna pieza de pez pasto para usarlo como cebo. Pero las cosas son como son, y cuando los peces están por la labor de comer, pues eso, comen.
Así que en la segunda bajada me pegaron un traquido que se me descompuso el vientre pensando el bajo que llevaba. Tuve que soltar el freno casi a tope y dejar que el pez me soltara lo que quisiera, apenas recogía hilo, pero no me quedaba otra que armarme de paciencia y rezar si quería optar por subir la pieza a bordo. A media batalla, me asustó un resoplido muy cerca, miré para atrás y vi como dos calderones me acechaban en la pelea, asomando sus aletas dorsales muy cerca de mí, la primera vez en mi vida que me pasa.
Subía 1 y bajaba 3, hasta que poco a poco pude hacerme con ella. Pensé que era una sama por la potencia que me daba en sus continuos embistes, pero cuando subió vi que era una corvina. Con tan poco diámetro de hilo no me quise arriesgar y usé bichero por seguridad más que nada ( en ese momento me arrepentí absolutamente de llevar las piernas al aire) y a la segunda intentona pude meterlo por las agallas y subirla a bordo.
Por una parte tenía el jig metido en la boca hasta la agalla y uno de los pepones agarrados en el cachete, así que no sabría decir cuál fue el “culpable” de la captura. Pero nada más lejos de la realidad, tal y como la subí a bordo, ella solita se dio la vuelta y se fue al agua, dejándome patidifuso y lleno de “baba corvinal”. Mucho tuvo que ver el ir en bañador y con crema “hasta el culo” de que se resbalara y se fuera al agua. Así que como casi en todas mis salidas, siempre aprendo algo, esta vez me tocó aprender lo que resbala un gran pez en las piernas llena de crema. Lo bueno es que ella se fue bien protegida para el sol jeje. Me hubiera gustado disfrutarla más en mis manos, para observarla mejor, pero no pudo ser, fue una suelta obligada. Me quedo con la buena tarde que eché, sin prisas, con la puesta de sol y la tranquilidad del anochecer en la orilla de la playa. Además, también pude disfrutar de algunos saltos de delfines mulares que a unos 100 metros ariscaban un banco de peces, pegando saltos  dignos de exhibición. Apreté el ritmo a tope, por si lograba me acompañaran un rato pero les perdí la pista. En fin, un buen día de los que se quedan en la retina.
Saludos a todos.

“Raspacejo”