miércoles, 25 de marzo de 2020

Test HOBIE KAYAK i11S

Hooolaa amigos, pues nada, seguimos con el confinamiento y como todos con más tiempo para mi afición. Por parte de Peskayak me volvieron a mandar otra montura para ir probando, en esta ocasión un "kayak" muy peculiar, el i11S de la marca Hobie Kayaks.
Hablamos de un modelo muy especial, puesto que es hinchable, uno de los cuatro que tiene la marca, tres individuales y uno doble.
Concretamente este modelo se asemeja mucho a lo que últimamente está muy de moda, los paddle surfs. 


Este Hobie i11S es totalmente desmontable, y viene con un trolley para transportarlo, fabricado en cordura aluminizada por dentro y  con ruedas, para llevarlo a modo de maleta deslizante. Todo está muy pensado para esos usuarios que no tienen nada de espacio y que necesitan una montura de estas características. Está claro que tiene su público.

La pala que trae este Hobie i11S es totalmente desmontable, es decir, que se desmonta tanto la pértiga como la cuchara, quedando así en 4 piezas en total.


El Hobie i11S es bastante plano y ancho, con una eslora de 3,40 metros y 1 metro de ancho, con lo cual imaginaos lo estable que es. 29 kilos pesa totalmente equipado y tiene una capacidad de carga de usuario más elementos de 181 kg. El tejido es pvc, similar al de las neumáticas.

En la proa lleva su asa de porteo anclada a la anilla metálica, que a su vez va pegada a la estructura principal mediante un pad. La ventaja de este tipo de tejido es que se le pueden acoplar diversos elementos, el pvc es bastante fácil de trabajar a la hora de añadir elementos pegados con pegamentos específicos.


Justo detrás de la anilla tiene unas asas de porteo, que a mi me sirvieron para llevar la caja estanca.


Sería interesante que las anillas que trae fueran metálicas, ya que son de plástico. Si bien esa zona no es que lo necesite, pienso que se deberían de incluir.


La zona más "pisable" viene con un pad añadido de "eva", que nos  da más seguridad a la hora de ponernos de pie, aportándonos un extra de agarre, además de proteger esa zona de posibles daños, ya que es la más vulnerable tanto por los pies como por lo que podamos dejar en acción de pesca.


La pedalera me llamó mucho la atención, en el aspecto de que lleva la ARC 180, misma que lleva el Hobie Outback, es decir, la gama alta, así que os podéis imaginar de la calidad de este i11S.
Además, en este año 2020 viene con el sistema Kick-up, que nos protege la misma, plegándose, en caso de colisión con el fondo.


Las aletas no son turbo, son las ST, pero os aseguro de que el kayak avanza de maravilla con éstas, aunque sean algo más cortas.


Este Hobie i11S al ser hinchable, la zona de la pedalera y timón viene con un acople rígido. Ambos van pegados al casco y su misión es dar rigidez al conjunto.


Los cierres que trae para la pedalera son iguales a los del  Hobie Passport, y como ya os comenté la sensación es de menos calidad que los normales de Hobie. Cumplen su función, pero mi impresión es esa.


En el siguiente detalle se aprecia la pequeña goma elástica que trae para alojar los leash de la dirección de los pedales.


A su vez también lleva el sistema de seguridad para dejar fija la pedalera cuando nos acerquemos a tierra, (goma más gancho)


El Hobie i11S trae en ambas bandas los mismos insertos de anillas que en el asa de proa, esta vez sí que son metálicas, y que principalmente están dedicadas a sujetar el asiento, pero que además le podemos dar otro uso como por ejemplo sujetar los leash de las cañas o de la pala.



El asiento, una gozada. Me llamó mucho la atención que viniera con el Vantage ct, una maravilla para estar horas y horas en el agua cómodamente. Como alguno ya sabéis, con regulación de respaldo, de la zona lumbar mediante el cierre "BOA" y también, para mi sorpresa, en dos posiciones de altura y tres en distancia a los pedales, no se le puede pedir más a esta montura.



Cambiando la posición de las patas tenemos dos alturas diferentes, además de poder usar el asiento como silla de playa en tierra.



Tres posiciones de distancia a pedalera.

El mando del timón es desmontable y lo podemos acoplar tanto a babor como a estribor, en función de como más nos guste.



Además también trae un soporte para botella o vaso, que va alojado donde mismo el timón, pudiendo cambiar a gusto de cada uno.


Justo debajo del asiento trae una cincha a modo de asa, para el transporte. A su vez en los laterales tiene otras dos para el mismo fin.



En la derecha, tenemos dos insertos para alojar la pala, son de goma y permiten fácilmente dejar este elemento alojado, aconsejable siempre poner leash por nuestra seguridad.



En la banda derecha tenemos los mandos de baja y subida del timón, he de decir que van extremadamente suaves y no cuesta absolutamente nada bajarlo. La pieza negra que veis junto al asa es una mordaza para fijar el timón una vez vaya arriba o abajo.



El kayak tiene tres zonas de inflado, es decir, tres cámaras con sus correspondientes válvulas, una central y dos laterales. En cada una de ellas viene la indicación de a cuantos bares de presión debe ir cada cámara. La central va con más presión que las laterales.


Antes de probarlo, me dio la sensación de que el kayak iba a flexar demasiado, pero nada de eso. Con la presión adecuada, se queda como una piedra y os podría decir que flexa casi lo mismo que un kayak normal. El tener tres cámaras nos asegura un toque extra de seguridad en caso de pinchar alguna de ellas. No hablamos de kayaks con una sóla válvula que nos dejarían tirados en medio de la mar con un simple pinchazo. Aún así, siempre hay que tener en cuenta donde vamos montados.


En la parte de popa, al igual que en proa, también tiene su zona para portear material, en mi caso coloqué ahí la caja de Hobie H-CRATE.
El Hobie i11S no dispone de cañeros, pero la misma caja ya dispone de 4, así que esos fueron los que usé, pero os digo, de que por ejemplo Borika, tiene unas bases para pegar a este tipo de material, en las cuales podremos colocar lo que mejor nos venga, desde cañeros, soportes de cámara o incluso un soporte de transductor, ya que este modelo dependería de un elemento así en caso de querer montar electrónica.


El asa de porteo de popa viene sujeta a la estructura rígida del timón, y éste a su vez, viene con el pin de seguridad para que rompa en caso de necesidad. La pala del timón es pequeña pero suficiente para dar maniobrabilidad a este Hobie i11S.






Bajo el casco, en la popa tenemos esta pequeña quilla desmontable, que junto al timón, nos ayudará a mantener el rumbo y evitar en la medida de lo posible algo de desplazamiento lateral.


Se desmonta mediante un pasador y se desliza por una guía para sacarla, bastante fácil.


El Hobie i11s viene de serie con un inflador manual en el cual trae un manómetro para saber en todo momento la presión que le metemos al casco. La válvula es de encaje y media vuelta, muy fácil de poner y quitar.


Y bueno, hasta aquí mis impresiones de este modelo tan peculiar. Ideado principalmente para los usuarios que no dispongan de espacio para un kayak rígido. Una montura de una calidad excepcional con ningún competidor en su segmento. Por supuesto, un precio elevado pero como siempre digo todo tiene su público en función de la necesidad de cada uno.
Como ventajas principales podría decir estabilidad, velocidad y ligereza además de unos inconvenientes tales como fragilidad de cara a pinchazos o precio.


Os dejo tres vídeos de esta montura, uno del unboxing, otro de la presentación en seco y  otro de las impresiones en el agua.
Saludos a todos.
"Raspacejo"





No hay comentarios:

Publicar un comentario