SEGUIDORES, ¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!!

sábado, 10 de febrero de 2018

MONO VERSUS FRÍO


Hola a todos, después de un tiempo sin escribir, vuelvo con la primera salida del año, espero que este sea mejor que el anterior, por lo menos en salidas, ya que el año pasado estuvo parado también. Prácticamente me he llevado 4 meses en seco, sobre todo por el mal tiempo que está azotando mi zona, además de un problema de espalda, y es que es complicado salir, ya sea por viento o mala mar. Así que vuelvo a la carga con otra entrada.
El mono llega el momento que no se puede soportar, y quizás nos precipitamos a echarnos al agua. En este caso me ocurrió a mí, y aunque la previsión no era muy buena, mis ganas de echarme al agua, aunque fuera simplemente a palear, pudieron con el "otro yo" que me decía "quédate en el coche calentito"



Sin prisas, y prácticamente sin tener nada preparado ni planeado, llegué al sitio a las 10 de la mañana y me costó 1 hora el decidirme el prepararlo todo, hacía 4 grados y un viento del norte de 22-25km/h, así que imaginaos cuando me quité los pantalones para ponerme el neopreno jejje.
Una vez listo, tenía claro que no me iba a alejar mucho, pues el estado de la mar no era bueno, así que aunque haciendo algo de curri de superficie, la idea principal era la de disfrutar un rato de paleo.
Pero como la pesca es así, basta que no tengas nada planeado y que no pienses que vas a pescar nada, para que te lleves la sorpresa. Para no alejarme mucho, me tenía que comer corriente y viento en contra para remontar, así que de los 10 km paleados la mitad fueron de trabajo de fuerza.
Arriesgando el enganche, di con el sitio que llegaban, mi sorpresa fue máxima cuando en la segunda pasaba volvieron a picar, y así sucesivamente en la tercera y la cuarta. En poco más de una hora tuve 4 picadas, todas de lubinas, de tamaño contenido, exceptuando una que se soltó al lado del kayak y que vi en varias ocasiones, pero que se pudo deshacer del enganche. Esa era de aproximadamente medio kilo más que la más grande de las 3 que capturé.


Luego estuve hasta completar las dos horas repasando pero no entró nada más, más el tiempo de vuelta que tampoco me reportó ninguna captura.
Los combates con las lubinas son complicados, no se les puede dar tregua, yo intento sacarles la cabeza del agua con la caña alta para intentar se vayan acercando sin darles opción a que se arranquen de nuevo, como pierdas tensión, complicado. 


Sus labios son  muy fáciles de agujerear y una vez hecho el agujero, con la tensión se agrandan, así que se es fácil que se suelten. Como siempre, siempre se aprende algo en cada salida.
Y bueno compañeros, esto es todo, espero seguir en buena línea de salidas y por supuesto compartiendo como siempre con vosotros mis experiencias.
Saludos a todos.
"Raspacejo"



6 comentarios: